HISTORIA


El Museo Pedro de Osma se creó a partir de la colección del filántropo don Pedro de Osma Gildemeister, quien tenía en su resguardo obras del patrimonio virreinal de nuestro país.

Buena parte de su vida, hasta su fallecimiento en 1967, coleccionó objetos artísticos de los siglos XVI al XVIII, como: pinturas, esculturas, retablos, piezas de plata, tallas en piedra de Huamanga, muebles y objetos diversos procedentes de áreas de antigua tradición plástica andina – especialmente de Cusco y Ayacucho– que ubicó sin pretensiones de museo en los salones de su casa y que mostraba a sus invitados y visitantes.

Tras la muerte del coleccionista se formó la Fundación Pedro y Angélica de Osma Gildemeister para conservar y exhibir las obras de don Pedro al público. El día 13 de julio del 1988 el Museo Pedro de Osma abrió sus puertas por primera vez atendiendo a grupos previa cita y a partir del año 1996 abrió sus instalaciones de manera permanente.

El Museo, en su labor de la conservación del patrimonio del Perú, la educación de historia del arte y la investigación de obras virreinales, continuará aportando en el reforzamiento de la identidad peruana con el orgullo de nuestra cultura mestiza.